• Hna
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
Sin comentarios

LO QUE OCULTA UN RENDER

Nuestra amiga y colaboradora, Marta Calatrava, nos hace llegar el siguiente post.

!Seguro que te va a encantar!!

Parece que los renders no suelen dejar a nadie indiferente.

En el sector de la arquitectura y la construcción, hay compañeros muy a favor de los renders o, por el contrario, que profesan un gran rechazo hacia ellos.

Resulta intrigante que, en algo tan aparentemente útil dentro de la arquitectura y el diseño como una imagen, exista esta controversia.

En este post, veremos el porqué de este amor-odio hacia los renders y, así, decidir hacia qué lado nos posicionamos (o no).

Podríamos empezar por el término en sí. El renderizado es un anglicismo que hace referencia al proceso de generar una imagen a partir de un modelo 3D mediante un motor de un software.  

Si lo dejamos ahí, un “render” sería básicamente darle a un botón y generar una imagen a partir de un 3D.

Sin embargo, si nos referimos a ellos como infografía o visualización de arquitectura, añadimos al significado el proceso de creación de la imagen, tanto antes como después de generar el render.

Dicho esto, entraríamos en el que podría ser el mayor motivo de conflicto de las infografías, el engaño que pueden llevar incorporado.

Quién no ha visto un “render” y lo primero que ha pensado es algo como: “esa imagen está trucada” o “qué falso, eso una vez construido seguro que no es así”

En este post de Felipe Samarán, “¿Mienten los arquitectos con sus renders?” podemos ver una interesante reflexión sobre este tema.

Como respuesta diría que sí, mienten con sus renders y con otros documentos. ¿Mienten los arquitectos con sus planos? ¿Mienten los arquitectos con sus presupuestos? ¿Mienten las personas con su trabajo? De hecho, Felipe concluye su post invitando a que el sector que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

Al final, detrás de un render, de un plano o de un presupuesto hay una persona, y es ésta la que decide qué mostrar.  

En el mundo de la visualización hay, sobre todo, un tema recurrente hacia el que apuntan las críticas, y es la tendencia a mostrar en las infografías que todo está lleno de plantas frondosas, climas paradisíacos y gente feliz.

Descripción: imágenes vistas en twitter @dabidson

Si nos centramos en los renders de concursos, los más expuestos a las críticas por parte de todos los sectores, podemos apreciar esta tendencia a exagerar las cualidades de una escena relacionadas con la vegetación, la luz y las personas.

Como la crítica negativa hacia estas imágenes es abundante, voy a hacer de abogada del diablo y plantear unas preguntas

¿Por qué crees que los compañeros que hacen estas imágenes exageran y muestran un ambiente más amable del “real”? ¿Cómo puedes convencer a la administración pública de que el proyecto al que tantas horas, esfuerzo y cariño le has dedicado es la mejor solución? ¿Quién hay detrás de la adjudicación de los proyectos que, al final, son los que definen nuestras ciudades y en qué se basan para elegir el “mejor”?

Bueno, mejor volvamos al tema render porque esto daría, como mínimo, para otro post.

Otro aspecto de las infografías que da mucho que hablar es el estilo.

En el webinar de Stepien y Barno “el día a día de un estudio de arquitectura” salió el tema de los renders en el debate. Una de las posturas era utilizarlos solamente como herramienta de trabajo interno del equipo, sin mostrarlo al cliente. Por otro lado, se habló de crear collages o fotomontajes en lugar de renders de aspecto realista, para mostrarlos al cliente a modo de idea, sin enseñar un resultado final.

Por suerte, existen tantos estilos de hacer una infografía como decidamos. El límite está en tu imaginación (y el posible engaño, en tu intención).

Esa es, en mi opinión, la parte más artística, libre y potente de esta herramienta. 

Por tanto, más que hablar sobre la veracidad o falsedad de un render, o sobre si su estilo es acertado o no, me preguntaría por su utilidad y su intención.

Cada visualización de arquitectura tiene un objetivo y un cliente.

Además de los renders de concurso o los que se muestran como resultado final “bonito” en los portfolios de arquitectura o RRSS, existen otras funciones en estas imágenes.

Hay, por ejemplo, visualizaciones que se crean para demostrar cómo se integra un proyecto de rehabilitación en un edificio protegido.

Descripción: Proyecto de rehabilitación de edificio protegido en Londres. Visualización de Visualab317

Otras, son creadas como parte indispensable de la documentación de un proyecto, ya que son la clave para que concedan el permiso de construcción de este por normativa.

Descripción: visualización con fotomontaje para nueva construcción de edificio de oficinas por Visualab317

Otras se generan como parte de un proceso colaborativo, para mostrar el resultado final de un proyecto completo y generar conclusiones sobre flujos de trabajo, interoperabilidad entre software y tiempos empleados en cada tarea de diseño.

Descripción: modelo BIM y visualización de Hotel E3D, proyecto en colaboración con especialista3d

También hay imágenes cuyo objetivo es mostrar al cliente final cómo es la arquitectura que van a habitar. Y, por tanto, hacerla más comprensible y accesible a todo el mundo.

Al final, podríamos decir que lo que oculta un render es una intención y un profesional encargado de llevarlo a cabo. Y, si vamos un poco más allá del típico discurso del “render bien o render mal” encontraremos una forma de comunicar visualmente la arquitectura.

Esta comunicación a través de la imagen puede atender a una gran variedad de propósitos dentro del complejo proceso que implica un proyecto de arquitectura y todos los agentes que intervienen en él mismo. Estos agentes, a su vez, pueden no estar relacionados con el mundo de la construcción y, por consiguiente, facilitarles imágenes del proyecto cobraría, si cabe, más sentido.

Por tanto, podríamos concluir que una infografía es una herramienta muy poderosa y útil en la arquitectura. Lo que creamos que oculte o muestre esa imagen puede atender a un sinfín de posibilidades derivadas del objetivo, cliente e intención del profesional encargado de la visualización.

Con este abanico de posibilidades, la accesibilidad que tenemos a ver “casi todo” a través de las RRSS y lo sencillo que resulta opinar acerca de lo que hace otro, resulta inevitable que la polémica acerca de este tema esté servida. 

Más sobre nuestra autora del post, Marta Calatrava:

Web: http://martacalatrava.com/

Marta Calatrava es arquitecta especializada en visualización de arquitectura mediante el uso de metodologías BIM.

Ofrece servicios de infografía mediante la creación de imágenes, animaciones y recorridos 360 para comunicar visualmente proyectos de arquitectura. Además, realiza sesiones online de consultoría para profesionales del sector AEC que desean mejorar visualmente sus proyectos y es profesora de visualización en Especialista3D.

Colaboradora habitual en Stepienybarno.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio