• Onduline
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
17 Comentarios

HABLANDO DE ARQUITECTURA CON ENRIQUE DANS

 

STEPIENYBARNO enrique dans 350 

Hoy tenemos la suerte de publicar la segunda entrevista que realizamos a personajes ajenos a nuestro mundo arquitectónico, pero que han tenido la gentileza de contestar a nuestras preguntas en torno a la arquitectura, los arquitectos y la ciudad. Nuestra idea es poner nuestro granito de arena en el, cada vez más necesario, acercamiento de  la arquitectura a la sociedad a la que servimos. Por ello, hoy hemos elegido entrevistar al profesor Enrique Dans, uno de los mayores expertos en nuevas tecnologías (en especial, en las  redes sociales) y al que llevamos siguiendo desde ya hace mucho tiempo.

“En muchos sentidos, la red permite una expresión que la ciudad tradicionalmente ha coartado con sus rigideces y normas.”

 

–  La arquitectura nos rodea y acoge allá por donde vamos, es algo con lo que siempre estamos en contacto.
Como bien dice Víctor Hugo “La Arquitectura es el gran libro de la Humanidad”. Vivimos, dormimos, gozamos en espacios arquitectónicos. ¿Piensas que la sociedad tiene una idea clara de lo qué es la arquitectura?
Siendo como soy un total iletrado en temas relacionados con la arquitectura, mi respuesta es prácticamente obvia: no, la sociedad no tiene ni idea de lo que es la arquitectura. Se limita a intuir una serie de conceptos pintados a brochazos, la confunde con disciplinas adyacentes, y ve cosas que le gustan o no le gustan, le atraen o no le atraen, sin tener en absoluto claro el porqué. Pasamos del análisis funcional al artístico pasando por factores de entorno, comerciales o de imagen sin fundamentar las opiniones de una manera mínimamente seria, lo que nos lleva a opinar sobre arquitectura prácticamente siempre en modo de conversación de barra de bar.

– ¿Qué características valorarías en un buen arquitecto?
La capacidad de combinar factores de una manera armónica y que tenga sentido. El factor artístico o creativo, por ejemplo, puede ser importante, pero si llega a desequilibrar la variable funcional o a no ser sensible al entorno que le rodea puede perder completamente su sentido. Mi impresión es que un buen arquitecto tiene que ser capaz de encontrar un compromiso equilibrado, que tenga sentido, y que no se quede en lo obvio, en lo vulgar, en lo evidente, mientras al tiempo es capaz de proyectar elementos propios y reconocibles.

– Desde tu experiencia como ciudadano, ¿Qué es lo que más te gusta de las ciudades que conoces, y qué es lo que, si pudieras, cambiarías inmediatamente?
Me gustan las ciudades que han sido capaces de crear o respetar entornos . Me llama la atención mucho más el conjunto que la unidad: una zona, un paisaje, un barrio que es capaz de mantener una identidad determinada, aunque pueda ir cambiando y evolucionando con el tiempo. Entiendo, en función de las barbaridades que se ven por ahí, que no es algo en absoluto sencillo, que exige una visión a muy largo plazo que pocas veces existe, y un nivel de respeto del que en muchas épocas hemos carecido.

– Hasta hace poco, parece que cierta arquitectura icónica ha estado muy presente en muchas de nuestras ciudades. ¿Te llaman la atención este tipo de edificios?
El modelo de edificio icónico llama la atención siempre, porque busca precisamente eso por condición: llamar la atención, servir de icono.

En algunos casos, el resultado de reclutar a un premio Pritzker a golpe de talonario y plantar un edificio en un lugar determinado ha creado conjuntos equilibrados y de gran belleza, pero mi impresión es que son los menos. En realidad, lo que hemos vivido ha sido una especie de carrera loca en la que participaban diversas administraciones para intentar tener unos más lustre y más relumbrón que los otros, en una actitud casi faraónica.

Algunos de esos proyectos me encantan, dan lugar a entornos por los que es una auténtica maravilla pasear, en los que puedes agotar la tarjeta de memoria de la cámara con estructuras insospechadas, alucinantes, nunca vistas y que además, tienen (o parecen tener) sentido. En otros casos, se llevan a un arquitecto que no tiene el más mínimo contexto de la ciudad, que no entiende ni conoce nada sobre ella, y planta un edificio que podría estar en cualquier sitio, que no tiene más sentido ni encaje que el de lucir en un catálogo. Los excesos seguramente tiendan a ser peligrosos…

– Crees que las redes sociales están produciendo cambios a la hora de entender la ciudad. ¿Se pudiera ya hablar  de ágoras digitales?
Se puede hablar de espacios que permitan la expresión de esas redes sociales, que posibiliten una mezcla de lo físico y lo virtual, que den lugar a un teatro sobre el que expresar muchas de las actividades que hoy hacemos con tecnología. En muchos sentidos, la red permite una expresión que la ciudad tradicionalmente ha coartado con sus rigideces y normas. Cada vez más, debemos plantearnos la capacidad de mezclarlos, de “pintar” sobre el entorno urbano la expresión de esa serie de cosas que tienen lugar en la red y que pueden tener sentido cuando se superponen a lo urbano.

– De los edificios que has visitado a lo largo de tu vida ¿Cuál es el qué te ha parecido más interesante?
 Si me pedís  que te identifique un edificio que me guste, me retrotraería inmediatamente a unos cuantos siglos atrás y me quedaría sin duda con algún edificio religioso, aunque no lo soy en absoluto, pero me maravillan: me impresiona el nivel de dedicación y de perfeccionamiento que había que tener para construir una iglesia románica o gótica en el momento en que fueron construidas: los materiales, las estructuras, el manejo de la luz… son edificios que me transmiten muchísimo, puedo estar horas y horas recorriéndolos o fotografiándolos. En general, intento apreciar todo lo que veo y puedo opinar si un edificio me gusta o no – considerando que tengo un gusto muy variado – pero creo que hay que “vivirlo” más tiempo, experimentarlo y tenerlo cerca para poder emitir una opinión fundada en función del uso y el contacto habitual.

– Y para terminar, si pudieras elegir la vivienda de tus sueños, esa casa ideal que siempre has querido tener. ¿Nos podrías contar como sería?
Me quedaría en cosas que yo creo que gustan a todo el mundo: me encantan los espacios grandes y con pocas divisiones, las ventanas enormes, los techos altos, la piedra… cosas que si las planteas, seguramente serían muy poco prácticas cuando tienes que, por ejemplo, calentar una casa, pero que me atraen de manera primaria, irreflexiva.

Si me plantease construirme una casa, me fijaría en cosas casi evidentes, como la integración con el sitio en que se encuentra: si en una zona se ha construido con unos materiales determinados por los siglos de los siglos, será porque esos materiales estaban ahí, abundaban, y tenía sentido económico y funcional hacerlo, y por tanto, me gustaría que mi casa se impregnase con esas señas de identidad. Pero no lo sé, y creo que es muy importante saber cuándo no se sabe, para poder dejarse asesorar por quienes sí saben…

 

Como veis ha sido un placer entrevistar a Enrique, al que le queremos  nuevamente agradecer el tiempo y dedicación prestada. Y por último animaros a todos a que visitéis su blog,

http://www.enriquedans.com/

 

 Autores de la entrevista: Stepienybarno

 

* Esta entrevista  ha sido realizada con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que, si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

 

*Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó. Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y redactores de LA CIUDAD VIVA.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
17 COMENTARIOS
  1. Miguel

    Negritas, moderación, censura ¡y baneo si hace falta! Que esta casa es vuestra y si a alguno no nos gustara o gustase (que no es mi caso) con no entrar vamos dados.

    Con colocar un disclaimer antes del formulario para los comentarios debería ser suficiente… y para el que no le guste, que aprenda a poner sus propias negritas y ahorraros el trabajo.

    Abrazos, ¡fieras!

  2. StepienyBarno

    Respecto a las negritas, entendemos que tiene pros y contras. Pero cuando publicamos entrevistas, también destacamos en negrita lo que dice el entrevistado y, hasta ahora, nadie se ha quejado.

    Si hay muchos comentarios y son muy largos, creemos que es algo que ayuda a que se entienda mejor.
    En realidad editar los comentarios, tiene esa misión. Con las prisas, o por lo que sea, ha veces que no se terminan de entender. ¿Qué hacemos, los dejamos tal cual o los editamos para que se entiendan?

    Completamente de acuerdo en que no son nuestros, son vuestros, y por eso intentamos editarlos con cariño y cuidado.
    Aún así, nos seguiremos replanteando el tema, pues quizás no sea lo más acertado editarlos. Quizás haya otras opciones o sea mejor no editarlos.
    Esperamos más opiniones al respecto!

  3. StepienyBarno

    Completamente de acuerdo con Maushaus, en que “toca mucha trinchera y mucha comunicación” y precisamente la red lo puede posibilitar. Solo hace falta ganas de trasmitir, juzgar poco y compartir mucho, tanto con arquitectos, como con no arquitectos.
    Seguir con nuestro discurso endogámico solo conseguirá que la arquitectura no avance.

    Si nos centramos en la arquitectura contemporánea, reconocemos que tiene un lenguaje un tanto mudo para el común de los mortales y, aunque los arquitectos estemos en la gloria con ella, es cierto que maneja un código que a veces no es muy entendible. Es como si nos habla un chino y no sabemos chino. Por muy interesante que sea lo que diga no conseguirá que le prestemos mucha intención.

    Por ello, no sorprende que a Enrique (por muy aficionado que sea a las últimas tecnologías), arquitectónicamente hablando, le pueda atraer un lenguaje “más clásico”.
    Seguramente no es problema de la sociedad, sino de la arquitectura que no ha sabido hacerse entender.

  4. Daniel – CCAD

    Estoy de acuerdo (parcialmente) con Hans en dos cosas:
    Es cierto que no veo del todo coherente, como bien dice hans, el estar a la última en tecnología y luego hablar de viejas arquitecturas, pero Dans hace un comentario muy bonito sobre el lugar, los materiales, el entorno, que me resulta sorprendete en un “iletrado de la arquitectura”.

    Por otro lado, aunque no me han molestado las negritas en los comentarios, ya que se ha sacado el tema, es cierto que no lo termino de ver bien. Sé que lo hacéis con la mejor intención y es cierto que facilita la lectura, pero es más cierto que puede llevar a confusiones (probad a poner en negrita una palabra o la de al lado, y la percepción de la frase puede cambiar mucho). No deja de ser vuestra interpretación, y como dice Hans, los comentarios son de los que los escribimos, no vuestros. No pretendo deciros cómo debéis gestionar este blog, sólo faltaba. Y además, si seguís poniendo negritas yo voy a seguir comentando, no lo dudéis! (aunque sólo sea por daros más trabajo! ;D )

    Un saludo!

  5. maushaus

    Pues resulta interesante la percepción de las arquitecturas que tiene este señor!!
    La arquitectura aparece como lo que es, un soporte para el resto se las disciplinas humanas. Entiendo que existe una identificación clara e intuitiva por parte de la sociedad en general,con la arquitectura antigua, lo que nos tendría que llevar a pensar que la comunicación de esas arquitecturas( ya sea por la legibilidad de sus sistemas de construcción,…)es superior a la capacidad de diálogo que está estableciéndo la nueva arquitectura, un poco sorda y muda, con nuestra propia sociedad.
    Como lo veo yo, es que hay que hay que establecer los lazos afectivos y transmitir con afabilidad los aspectos que pasan desapercibidos de la arquitectura actual a las personas, sin acritud y con mucha paciencia. Porque me da la sensación de que existe un descompás evidente, entre todas las partes. La sociedad, por fin, se ha hecho con los conceptos que solían ser la base de la arquitectura y lo aplica entodos los ámbitos. La simetría, el equilibrio, la composición, la masa,…ahora todo esto lo detenta la sociedad y nosotros resulta que hemos elaborado otros términos arqitectónicos y conjugamos otros verbos.

    Lo que toca ahora es mucha trinchera y mucha comunicación. No me atrevería a decirle a este señor que lo que dice de la arquitectura del lugar sea una chorrada, pero si habría que explicarle además, que la inercia térmica de la piedra, a la hora de soltar el calor del verano, en invierno es co_onuda!! O sea, que por ahí todavía anda bien.

    La modernidad no se arroja, se alcanza en algunos casos y en otros se conquista, pero con amor!!

    Salu2

  6. hans brinker

    Nada nada, que me he liado con el comentario de Esti, me dejé llevar sin leer bien que efectivamente ponia al teleoperador, pero como no había comentario del tal teleoperador… Ya me perdonareis, vosotros y Esti, aunque tampoco le decia yo nada grave a ella. Ha sido un error sin intención.

    Sobre la entrevista, no digo que no sea coherente, solo digo lo mismo, que muy pro de la tecnología y el futuro, pero le va la piedra, no la domótica. Y eso, simplemente me extraña, y siendo quien es, porque Enrique Dans no es un tipo que os habéis encontrado por la calle, no es un anónimo en la red, y promulgando lo que promulga (porque no es precisamente comedido cuando escribe sobre ciertos temas), pues aun mas.

    Y en lo de los comentarios, me reafirmo, a mi no me paree bien que los editeis, los comentarios están en vuestro blog, pero no dejan de ser nuestros, asi que no deberian ser editados a no ser que no se indique tal cosa.

  7. JT

    Me gustan estas entrevistas a no-arquitectos.

    Cuando preguntas a alguien que no sabe de arquitectura tienes que pensar que estás preguntando a una “muestra” de la sociedad. Y como muestra, sus respuestas son SIEMPRE interesantes, y no deben valorarse desde sus afirmaciones (acertadas o no) sino desde la percepción de la arquitectura que esas afirmaciones muestran: si utiliza tópicos (y en cuáles), si intenta decir lo que querríamos oír, si ha oído campanas pero no sabe dónde, si se cree que sabe pero muestra que no, si realmente no tiene opinión al respecto…

    Escuchar atentamente puede dar muchas claves a esta disciplina que, por lo que sea, no está conectando bien con la sociedad, ni viceversa.

    ¡Buen trabajo, SyB!

  8. StepienyBarno

    Hola Hans.
    A nosotros nos parece tan respetable tu opinión como la del resto de la gente que ha comentado.

    Respecto al comentario de Esti, es cierto que queda “raro”, pero no es por su culpa sino porque nos vimos obligados a eliminar el anterior (el de teleoperador), pues el comentario, en nuestra opinión, estaba fuera de tono y de tema. De todas formas, no nos parece que Esti insulte a nadie y mucho menos a ti.

    Como bien dices, a algunos les gusta la entrevista y a otros no, como es tu caso. Es normal. Lo que no estamos de acuerdo contigo es que Dans haya dicho “cualquier cosa”. Sin entrar en que el quiera o no quiera vivir en un edificio “moderno” o “menos moderno”, creemos que el hilo general de sus respuestas es coherente y sensato.

    Por último, es cierto que somos nosotros los que resaltamos en negrita lo que nos parece más importante de los cometarios, y es algo de lo que nadie se había quejado, sino más bien todo lo contrario. Sentimos que no te haya gustado y evidentemente no lo volveremos a hacer si te animas a comentar algo en Stepienybarno. A su vez, nos volveremos a replantear si es una buena idea (o no) hacerlo con el resto.

    Gracias a todos por vuestros comentarios.

  9. hans brinker

    Paula_ Yo no he dicho que haya ningun problema, solo que es curioso que alguien tan “a la ultima” y tan “progre” en otros temas, sea tan anticuado en este otro. De todas maneras, declararse “totalmente iletrado” en este tema no te da patente de corso para opinar o decir cualquier cosa. Nada mas. A ti te ha gustado, a mi no.

    Adrián_ Lo mismo digo, decir que no sabes del tema no te excusa para poder decir lo que quieras, o en ese caso, no ser coherente con uno mismo y con lo que promulga desde otras plataformas. Por lo demás, de acuerdo contigo.

    Jose Enrique_ Adrián te ha contestado mejor de lo que yo podría hacerlo. Prefieres a los canteros medievales? Pues vete a una casa de piedra a vivir, sin luz, sin gas, sin internet… básicamente como vivían en la edad media, y luego me cuentas.

    Esti_ Algun argumento suelto por ahí para dar algo de peso a tus palabras? O simplemente has entrado a insultarme? Yo a eso le llamo troll, y sabes que se hace con los trolls? No alimentarlos.

    y para terminar, Stepien y Barno, dos cosillas. La primera, que tal la moderación de comentarios? Porque este ultimo comentario de la chica esta… no se, a mi me parece que aportar no aporta nada, mas bien me insulta directamente sin motivo ni razón, me dice que tengo un problema y que mis palabras son necias, yo no se como va vuestro rasero en este sentido, pero en “mi casa” esto habría ido directamente a la basura. La otra cosilla, yo no he usado negritas en mi comentario, nunca las uso porque no me gusta resaltar frases en plan titular, así que os pediría que no modificaseis mis comentarios, y si lo hacéis, que indiquéis que lo hacéis, aunque seguiría sin parecerme una gran practica la de editar los comentarios de los usuarios…

    un saludo.

  10. Esti

    Contestar a Teleoperador:
    Quiero dejar claro que hablo por mí, y que no tengo nada que ver con el blog, simplemente suelo leerlo porque me gusta y me parece interesante.

    Me parece que tienes muy poca educación diciendo las cosas de esa manera, a lo mejor deberías mirártelo, porque está claro que tienes un problema. Y por cierto, tu opinión nos interesa más bien poco, así que mejor que no te molestes en decirla, porque ese tipo de críticas no son nada constructivas.

    Un saludo para Stepien y Barno, que son unas personas excelentes y hacen un gran trabajo.

    A palabras necias oídos sordos.

  11. espe

    Estoy de acuerdo en que la arquitectura debe ir ligada a su tiempo, pero a veces se piensa que los arquitectos tenemos la culpa de que se infravalore lo que hacemos por no saberlo comunicar o porque generamos elementos egoistas que nada tienen que ver con la ciudad o tratamos de plasmar en nuestras obras obsesiones muy personales. Sin embargo, pensar en “espacios que permitan la expresión de las redes sociales (…) y que den lugar a un teatro sobre el que expresar muchas de las actividades que hoy hacemos con tecnología” me parece una actividad sugerente y un buen punto de partida para lograr un mayor entendimiento con la sociedad.

  12. gon

    Creo que Dans ha entendido o intuye de qué va la arquitectura realmente.
    los arquitectos tenemos un problema, no sabemos explicar qué hacemos.

    incertum.wordpress.com

  13. Adrián

    Bueno, para juzgar la arquitectura de la segunda mitad del XX aún es pronto, José Enrique… Al final, el paso del tiempo cambia nuestra percepción de los estilos y de las expresiones artísticas… Fíjate en la cantidad de catedrales en las que se ha aniquilando la supuesta “pureza” del original superponiendo estilos: románico, gótico, renacentista, barroco, neoclásico… Una suerte de mezcolanza que hoy asumimos con naturalidad e incluso juzgamos positivamente, porque entendemos qué motivó cada intervención, valorándola como testimonio de una determinada época.

    Además, cargarse la arquitectura contemporánea de buenas a primeras tampoco parece muy razonable… Si pensamos que la arquitectura murió hace un siglo, apaga y vámonos. Mira que yo discuto a menudo con amigos arquitectos, pero no son tan malos hombre, no les pongas una cruz ; P

  14. José Enrique

    Contestación a Hans,
    No es como dices. Los estilos arquitectónicos que han perdurado y que han inspirado otras muchísimas creaciones han mostrado, en su tiempo, y siguen mostrando, su valor permanente. No confundir con ocurrencias estilísticas que son creaciones de 2º, 3º categoría de iluminados, como pueden ser afamados arquitectos contemporáneos. Especialmente desde la 2ª mitad delsiglo XX a hoy se han hecho muchas ocurrencias, que no pasan de ser eso, ocurrencias. Eso noaguanta el paso del tiempo. Son planos distintos, no comparables. ¿Vas a comparar el románico con lo que hace, por ejemplo, el sr Moneo? Antiestético, antifuncional, marginalidad, etc. Todos los engreídos modernos se revisten además de una cursilería, que apesta. Creo que Dans está más acertado que tú, ya que de lo que se habla no tiene nada que ver con los gustos estéticos. Prefiero los maestros canteros medievales a los arquitectos actuales. Ni color.

  15. Adrián

    A ver, Hans, teniendo en cuenta que Enrique se presenta en la entrevista como “iletrado” en arquitectura, no creo que sea razonable juzgarlo como si hubiese pretendido sentar cátedra. Le invitan a contestar a unas preguntas y accede, no me parece nada deshonesto.

    Por cierto, no dice “si algo se ha hecho así por los siglos de los siglos, será porque está bien” sino “si en una zona se ha construido con unos materiales determinados por los siglos de los siglos, será porque esos materiales estaban ahí, abundaban, y tenía sentido económico y funcional hacerlo, y por tanto, me gustaría que mi casa se impregnase con esas señas de identidad”. Entre una y otra frase media un abismo.Sí es verdad, no obstante, que esta cita nos lleva a la paradójica contraposición entre el espacio abierto, expansivo y multicultural de la red y la tendencia a reafirmar las particularidades culturales. Cuanto más caminamos hacia lo global más nos aferramos a lo local, casi parece un mecanismo de autodefensa. No entro a valorar si esto es positivo o negativo pero, como dice Castells, en nuestro tiempo “la búsqueda de identidad es tan poderosa como el cambio tecnológico”. No creo que nadie se sienta identificado con el CD, pero sí se puede explicar la importancia del granito en Galicia o de la caliza en Castilla. Lo que resultaría absurdo sería emplear un material inadecuado para un determinado contexto geográfico y climático apelando, únicamente, a la tradición, pero no es el caso.

  16. Paula

    Pues a mi me ha gustado…me parece que, además de una notable capacidad de comunicación, este señor, definido por si mismo como un “total iletrado en temas relacionados con la arquitectura”, muestra una sana sensibilidad hacia ciertos temas vinculados directamente con la arquitectura que ya me gustaría a mi para las “políticas activas”! O para la sociedad en general, que muchas veces no valora en su justa medida o no se para a reflexionar sobre la importancia de sus estándares de calidad, su barrio, su ciudad,… la arquitectura está implicada en el tiempo que se tarda en llegar a trabajar, o en que el edificio de enfrente te tape el sol, o en que el parque más cercano para llevar a tu niño esté a media hora…y si le impresiona la arquitectura de siglos atrás, … no entiendo el problema aquí…sigue siendo atractiva e impresionante…y seguimos teniendo mucho que aprender de nuestros antepasados!

  17. hans brinker

    Curioso como un tipo que se las da de super moderno, que está super “in”, a la ultima y es defensor a ultranza de la innovación y la evolución se vea atraído por la arquitectura de siglos atrás, quiera para su casa cosas del pasado y que ademas lo defienda porque “si algo se ha hecho así por los siglos de los siglos, será porque está bien”. Me pregunto que opinión tendría el si alguien le dijese que si hemos escuchado música en CD-s tanto tiempo, será porque tenia sentido económico y funcional, y que así deberíamos seguir haciendolo.

    Habria que explicarle que al igual que en el resto de las cosas, la arquitectura de cada tiempo tendria que ir adecuada a su tiempo, y no seguir mirando a la arquitectura de hace siglos como modelo a seguir.
    No ha resultado de mucha chicha esta entrevista la verdad… a ver si en la proxima el personaje se lo curra un poco mas.

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio