• sistema siate cubierta- onduline
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
7 Comentarios

LA IMPORTANCIA DE LA CONSTRUCIÓN

 

STEPIENYBARNO TECTONICA axonometria-detalle

Excelente sección constructiva publicada en la revista Tectonica.

 

Como podéis observar en esta nueva temporada nos estamos centrando en temas, considerados por más de uno, un tanto anodinos, pero que nosotros entendemos fundamentales. No son asuntos secundarios. Son los temas que hacen que el proyecto realmente se pueda sustentar y que la arquitectura esté presente en las mejores condiciones. Así que, hoy vamos a hablar de cómo se dibujan los proyectos, construcción y procesos constructivos.  ¿Os animáis?

 

Antes de entrar en materia, nos gustaría recordar una situación que no deja de ser problemática.

Seguimos constatando que durante la carrera de arquitectura se siguen haciendo demasiados  proyectos que bien pudieran levitar como si de yoghis indios se tratase. Esta acción casi mágica es acompañada por unos dibujos que poco o nada tienen que ver con la realidad, sino que la trucarán y modificaran tanto cuanto haga falta.

Si vemos la maqueta del “proyecto volador”, comprobaremos que los pilares casi nunca quedan bien (un hurra por el efecto photoshop!) y, por tanto, el amado pegamento será el mejor aliado para dejar todo niquelado. Es decir, se sigue apostando por una clara  apología del “dibujismo” en  favor de un entendimiento concreto del proyecto pero que, a su vez, hace que todo tenga un falso  trasfondo arquitectónico.

 

Alejandro de la Sota, reflexionaba sobre ello afirmando que prefería ver un proyecto “mal dibujado” que un proyecto, muy bien dibujado, pero que, en el fondo, haya sido trucado. Rescatamos las palabras del arquitecto gallego: “Vosotros los alumnos debéis pensar muchísimo antes de dibujar vuestros proyectos y una vez sabidos y requetesabidos, decir con el dibujo lo que habéis pensado, para que otros, los constructores, con vuestros planos, bien claros, bien explicados, os pudieran construir vuestros pensamientos”. 

Y esto no es palabrería, es ir directo al grano y ser prácticos.  Los planos se deben aprender a hacer para que un señor en la obra a cero grados, lloviendo y todavía sin almorzar pueda entender lo que el arquitecto en su día dibujó cómodamente en su estudio. Así que, para que esto pudiese ocurrir no estaría mal ir cogiendo cierta práctica desde la propia carrera, para que luego, en la “vida real”, no tengamos más problemas de los inevitables.

 

Lo que está claro es que el desarrollo de un proyecto en la Escuela (incluido el PFC), poco o nada tiene que ver con la de redacción de un proyecto que realmente se construirá. Y aquí es donde vemos el gran problema. 

Tener la capacidad de pensar y diseñar el sistema constructivo más adecuado para cada situación, es vital para que luego la obra se desarrolle correctamente. Cada detalle debe formar parte de un todo, y el todo ser consecuente con los detalles planteados. El poder recorrer con nuestra imaginación cada rincón del proyecto y entender qué es lo que realmente estamos proponiendo y qué es lo que queremos, nos llevará dibujar secciones cada vez más precisas, donde nuestros conocimientos constructivos serán determinantes para que luego no haya encuentros inesperados en obra.

 

Definir con precisión y claridad nuestro planteamiento a nivel constructivo,  es la mejor garantía para que quien vaya a ejecutar la obra pueda presupuestarla sobre algo real y que luego la dirección facultativa pueda exigir en obra que el proyecto se ejecute conforme, realmente, se pensó. 

Sin embargo, es común la indefinición del proyecto en estos aspectos, lo cual suele llevar a una sucesión de cambios “inesperados” que distorsionarán, sí o sí, nuestras primeras intenciones y que harán que el propietario (promotor) tenga que preparar otro montoncito de euros extra para pagar el desaguisado. Si la obra no es de un particular, sino que  nos encontramos frente a una obra pública, esta falta de rigor constructivo será el mejor regalo que le podemos hacer a la constructora que  no dudará en ver el filón por donde empezar a recuperarse se su, casi segura, complicada situación económica. Pero sobre los aspectos más concretos de la obra, ya entraremos la semana que viene, pues también por estos derroteros hay mucha tela que cortar.

 

Y tantísimas cosas que se pudieran hablar, pero mejor paramos el carro y os dejamos que seáis vosotros quienes sigáis comentando el tema elegido para esta semana. ¡Quedamos ansiosos a la espera!

 

Autores del artículo: Stepienybarno

 

*Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó. Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez,  somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y redactores de LA CIUDAD VIVA.

 

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
7 COMENTARIOS
  1. Andrés

    Importancia=construcción, construcción=importancia. Un saludo para los dos, A.

  2. StepienyBarno

    La verdad es que no parece fácil buscar el equilibrio entre una definición suficiente en el proyecto, el tiempo que normalmente se tiene para redactar el mismo y tener cierta flexibilidad para resolver imprevistos en la obra.
    Lo malo (o lo bueno) es que, parece que cada vez todo va a tener que estar más atado desde el proyecto para que en la obra el margen de maniobra sea mínimo.
    Pero con los cambios que se avecinan (ley Omnibus, Proceso Bolonia, Real Decreto de Visado, crisis económica interminable…), quizás la ejecución de la obra empiece a cambiar más de lo que nos imaginamos!

  3. alvaroperezrey

    Efectivamente, sí a las poquitas estructuras bien calculadas y a las estructuras bien diseñadas (aún mas escasas todavía).

  4. oscarq

    En la revisión del pasado cuando el vacío acecha (*) en las escuelas siempre se vuelve a la búsqueda de la gráfica no realizada. Así, algunos han encontrado en la visión de artefactos andantes de los Cook, Crompton &Co que hoy era posible ejecutarlas. Ellos serán los primeros en alzarla y superar así a sus antecesores (tapizados, Photoshop, hellow kitty,col·lage –a falta de saber dibujar-…).
    Fabricando futuros R. Herrón en las Universidades y sus “City Walkings”.
    Si se acompañan de gominolas y un exagerado “buenrollito” el cóctel está servido. Demasiados años de consumismo han provocado un atracón y ahora viene la aerofagia.

    Roger (hijo de la señores de la casa Savoya ) cogió una pulmonía por las goteras y de la mala ejecución L.C. Se libró por la guerra.
    Nuestra indulgencia (como colectivo) no salvó a la propietaria que la declaró inhabitable tras decirle el “arquitecto”(sí,el mismo que viste y calza) que pusiese un libro de visitas debajo de la gotera de la entrada y vería qué de firmas.

  5. Pepe Coderch

    Si a los proyectos constructivistas => No a las indefiniciones en el proyecto => No a las sorpresas en obra => Si a las estructuras bien calculadas (!qué poquitas!) …….

    Bien por el artículo.

  6. JORGE GAVIRIA

    CLARO ESTA TAMBIEN QUE POR MAS PERFECTOS QUE HAGAS TUS PLANIMETRIAS, LA OBRA SIEMPRE PRESENTARA DUDAS E IMPREVISTOS, QUE TE HARAN CAMBIAR ALGUNOS DETALLES. LO QUE UNO DEBE TRATAR CON LAS LINEAS, ES TRATAR DE DEJAR LAS MENORES DUDAS DEL PROYECTO POSIBLE, ABORDARLO EN CADA ESQUINA Y RINCON, PERO SIEMPRE HABRA COSAS QUE AFINAR EL OBRA.

  7. Conrado

    Llevais mucha razón.

    Aunque hay proyectos y proyectos, claro.
    Esta indefinición se debe a que la mayoría de los proyectos están depurados en conjunto hasta salvar la etapa de la obtención de licencia de obra, y en este escollo la administración como que ni entra ni sale en el estudio de las secciones de los detalles constructivos.

    Durante la obra ya vendrán los nervios, las improvisaciones, los encendidos debates en la caseta del jefe de obra y las sorpresas del encarecimiento de las partidas del presupuesto..o de repente la aparición de puentes térmicos, !fíjate!

    pd: Proyectame despacio que tengo prisa

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio